lunes, 13 de febrero de 2012

Descubriendo dos valles... / Finding two valleys...





Recuerdo que mi cabeza giraba de un lado para otro, en completa sorpresa, a veces bajaba y otras subía, en ocasiones mis ojos se perdían en el visor de mi cámara y en otras ya en libertad observaban en éxtasis el asombroso panorama. ¿Cómo es posible que exista un lugar así?, me preguntaba mientras mis piernas se movían incesantes en búsqueda de una nueva sorpresa. Me había transportado hacia un lugar mágico sin saberlo, perdido en el tiempo y en otra era, en una selva en medio del desierto.       



En el valle de Azapa, ubicado en el interior de la región de Arica y a unos cuantos kilómetros de la ciudad más al norte de Chile, se encuentra este "Santuario del Picaflor", un lugar maravilloso, amalgama perfecta de recuerdos, gustos y vegetación extraídos de distintas épocas y lugares. De picaflores?, muchos, por aquí y por allá disfrutando de este paraíso pensado para ellos y para nosotros por qué no, lamentablemente mis habilidades y mi poca experiencia no me ayudaron en la tarea, pero prometo volver y esta vez capturarlos con mi cámara, la excusa perfecta para visitar nuevamente aquel lugar mágico e imposible.  


Las sorpresas no acaban ahí y en el otro valle que acompaña a la ciudad de Arica, el valle de Lluta, uno se encuentra con un paisaje más característico del norte chileno, pero no por ello menos hermoso y sorprendente, cargado de esa tranquilidad y contrastes que lo convierten en una experiencia única y maravillosa. A medio camino hacia la cordillera se encuentra la localidad de Poconchile donde lo primero que se debe hacer es disfrutar de la excelencia culinaria de la más típica comida chilena, regocijándose en el paisaje como el maravillo estanque con patos que rodea a uno de sus restaurantes o la granja que incluye a un avestruz en el otro. 

    










I remember my head spinning from one place to another, going up and down in complete amazement, some times my eyes were lost in the viewfinder of my camera and then in complete liberty watched in stasis the fabulous panorama. How can this be possible? I wonder my self, while my legs kept dragging me to see the next big surprise. I had transported my self without knowing to a magical place, lost in another time and era, to a jungle in the middle of the desert.


In the valley of Azapa located nearby the city of Arica, which is the first city in the north of  Chile, you can find this "Santuario del Picaflor" (Hummingbird Sanctuary), a wonderful place, a complete amalgam of different tastes, memories and vegetation extracted from many places and eras. About hummingbirds?,  many here and there enjoying this place created especially for them and for us to, why not?. Unfortunately because my limited skills and lack of experience I wasn't able to capture them with my camera, something that I pretend to do in the future, the perfect excuse to comeback to this magical and impossible place.






With full stomach, contented heart as we say over here, we go then to the town to visit the small and beautiful church, typical of the north of Chile, just to get amazed with the majesty of this valley colored with intense blue skies and green fields that are so scarce in the desert and to enjoy that sense of calm and peace  that it is so characteristic as it is priceless...        

    





Copyrighted. Todos los contenidos y fotografías son propiedad de Leonel Varela Rodríguez y están protegidos por leyes locales e internacionales de propiedad intelectual.... /Copyrighted. All contents and photos are property of Leonel Varela Rodriguez and are protected by local and international laws.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada